Homenaje

Los super 8 de IVAN ZULUETA
Comisariado por Andrés Duque
21 de mayo
La Casa Encedida

 

El Festival Visual, en su décima edición, en una nueva colaboración con La Casa Encendida quiere rendir homenaje a la añorada figura de Iván Zulueta proyectando una selección de cortometrajes realizados por el cineasta vasco en Súper 8, formato por el que sentimos especial predilección. Asomarse a su inquietante y apasionante universo es sin duda la mejor manera de recordar y homenajear a Zulueta.
 
“No hay tesis ni ideas preconcebidas. Son filmes para jugar en formato súper 8 que exploran su casa donostiarra, su mejor refugio y donde guarda todos sus objetos más preciados. Los que remiten a una infancia feliz: álbumes de cromos y figuritas de Walt Disney con fondos de Blandi-blups. Está también Lou Reed inhalando habilidosamente una sustancia que parece tabaco de liar y una extraña mujer leopardo que mira desde la ventana una ciudad que está fuera de su alcance. Pero hay mucho más que ver. Hay una taquillera de cine con un poco de mala leche, quizás porque acaba de enterarse que su marido es drag-queen, una sirena ahogada en una pecera con medusas y un lote de películas caseras sobre viajes alrededor del mundo. La luz que entra por la ventana se convierte en hilo narrativo, recorre todas las estancias y pasa por un televisor donde nos encontramos con seres de medianoche que se mueven a un ritmo acelerado, como apurando el fin de un programa que nos deja inmersos en la oscuridad total, la última frontera”.

Andrés Duque
Comisario del acto
 
 
PRESENTADORES DEL ACTO
Augusto Martínez Torres, ha producido tanto cortometrajes como largometrajes de Emilio Martínez Lázaro, Álvaro del Amo, Jaime Chávarri y el filme Arrebato de Iván Zulueta. Es autor de las novelas El santuario inmortal (1972), Fases de la luna (1974), El viaje en tren (1975), Diálogos con una francesa (1990) y La casa de las hermanas (1995). También ha escrito libros de cine como Nuevo cine de los países del Este (1972), Cine español, años sesenta (1973), Nuevo cine latinoamericano (1973), Nuevos directores norteamericanos (1973), Diccionario de nuevos directores franceses (1976), Conversaciones con Gutiérrez Aragón (1985), George Cukor (1992), El cine norteamericano en 120 películas (1992), Diccionario de directores de cine (1992), Diccionario del cine español (1994), El cine italiano en 100 películas (1994) y El cine español en 119 películas (1997), entre otros.
 
Andrés Duque, estudió periodismo en la Universidad Central de Venezuela. En 1994 se incorpora a la división latinoamericana de la cadena de televisión HBO como guionista y realizador de reportajes sobre cine. Cubrió festivales como Cannes, Sundance, Berlín, San Sebastián, Toronto, y Mar del Plata, entre otros. En el año 2000 se muda a Barcelona donde hace un Master en Teoría y Práctica del Documental Creativo en la Universidad Autónoma de Barcelona. Actualmente trabaja como realizador y docente. En 2003 rueda el documental Iván Z sobre el cineasta vasco Iván Zulueta y que le vale una nominación a los premios Goya.
 
Diego Rodríguez Blázquez, Vicepresidente de Filmad (Coordinadora de Festivales de la Comunidad de Madrid),  Director de los Festivales VISUAL y FICA, programador cinematográfico y agitador cultural. Tras una larga carrera dentro del mundo artístico y de la creación audiovisual, actualmente dirige la muestra itinerante de Cine Español en Ruta. Además ejerce de asesor cinematográfico sobre cine español e iberoamericano para diversas instituciones culturales nacionales e internacionales.

INFORMACION SOBRE LAS PELÍCULAS 
Fuente: Carlos F. Heredero: “Iván Zulueta, la vanguardia frente al espejo” Pg. 128-167.
Ed. Festival de Cine de Alcalá de Henares. Madrid, 1989.
 TEA FOR TWO
1978 / 9 min / muda 

Rodado en Villabona (donde también se filmó La fortuna de los Irureta), este cortometraje mudo en Súper 8, tiene como protagonistas al pintor Vicente Ameztoy y a Virginia Montenegro. Comienza con unas imágenes de los cuadros del artista, y luego sigue a éste por el monte hasta que se encuentra con una misteriosa dama de negro. La segunda parte se desarrolla en el interior de la casa, donde mientras la esposa se levanta y prepara el desayuno, el pintor se viste de mujer (también de negro) y comienza a insinuarse de forma provocativa.
 
Se trata, por tanto, de una nueva historia de travestismo, pero su acabado y formulación son muy elementales y algo toscos en relación con los otros Films de Zulueta. Diríase que se trata de un típico rodaje entre amigos, improvisando sobre la marcha y carente de un montaje posterior por elemental o sucinto que éste fuera.

  
  
  
  
  
  
  
 LA TAQUILLERA
1978 / 12min aprox

Con la idea de montar en un solo plano fijo diversos sketches protagonizados por la taquillera de un cine, Zulueta empieza a rodar con Virginia Montenegro algunos diálogos escritos para tal ocasión. Las situaciones esbozadas describen las reacciones de esta empleada frente a los requerimientos del público que se acerca a la taquilla para sacar sus entradas o para facilitar alguna información.

Los fragmentos rodados, a falta de ser montados y seleccionados, apuntan la idea de una divertida y sarcástica recreación de determinadas situaciones más o menos habituales en la taquilla de un cine, solo que vistas desde la óptica de una taquillera realmente muy singular y que, en ciertos aspectos, parece escapada de la fauna particular de Almodóvar. Aunque los planos existentes están sonorizados, su estado actual es el de un material bruto y la película debe considerarse totalmente inacabada.

  
  COMPLEMENTOS
1976 / 19min

Lo que en realidad se esconde bajo este título no es una obra unitaria como tal, sino los diferentes componentes de una “primera parte” de un programa cinematográfico en una sala de exhibición a la antigua usanza; es decir, un NO-DO, un cortometraje, los anuncios del descanso y el trailer de un próximo estreno. Se supone que después de todo ello se proyectaba la película base.  Pero vayamos por partes:

A) NA-DA. Como su propio título puede hacer esperar, se trata de una parodia sarcástica del No-Do, en la que confluyen un comentario en off (extraído de un noticiario real) y unas imágenes que chocan frontalmente con él de una manera bastante divertida y con saludable mala uva. Se incluye también una alusión directa a las salvajes agresiones callejeras de la ultraderecha fascista española: Will More aparece en pantalla exhibiendo todos sus dientes cosidos con hierros al tiempo que la voz del locutor anuncia “nuestros queridos incontrolados siguen partiendo bocas de pequeños indeseables”.

B) AQUARIUM. Se trata de una versión reducida y condensada (tan sólo seis minutos) del Aquarium original y completo. Sus imágenes están refirmadas del anterior.

C) DESCANSO Y ANUNCIOS. Se propone al espectador que “visite algún bar” y, acto seguido, se le ofrecen una serie de spots publicitarios igualmente paródicos. En último de todos, sin palabras y sólo con música, es la filmación –en primerísimo plano fijo y sostenido- de un “pico” de heroína a lo largo de toda su ceremonia preliminar y de su inmediata, larga y reiterada ejecución sobre la vena, con el consiguiente bombeo de sangre mediante la consabida jeringuilla. Es esta una de las imágenes más brutales y perturbadoras jamás filmadas por Iván Zulueta. Atreviéndose a nombrar visualmente lo innombrable, el director propone la contemplación de una realidad en bruto, sin maquillajes y sin elipsis edulcorantes. ¿Cinema-verité, provocación, sinceridad, impudor…? La respuesta debe darla cada espectador en concreto.

D) TRAILER. Se anuncia la inmediata presentación de Mi ego está en Babia, de la que se ofrece un extracto de sus imágenes al tiempo que la voz off hace la propaganda: “Si es Vd. Esquizofrénico, o simplemente se ha enamorado alguna vez de sí mismo, ésta es su película…Una alucinante comedia llena de sexo, candor y gilipollez”.

  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  AQUARIUM
1975 / 14 min

Su historia tiene como protagonista a Will More, encerrado en un apartamento mientras espera una llamada telefónica del acuarium, presumiblemente de una hermosa sirena que aquí aparece en doble versión: una muñequita metida en agua y la mujer de rasgos inquietantes que habla con él. Su desarrollo está salpicado de brillantes hallazgos visuales y conceptuales, como puede ser esa elipsis de tonalidades abiertamente surrealistas en la cual los pececillos pasan por el hilo del teléfono desde el acuarium hasta el apartamento de Will More, terminando por salir de su boca poco después de haber sido introducidos en el auricular al otro lado de la conversación. Por las imágenes de Aquarium desfilan las más reconocibles constantes de su autor: las nubes pasando a gran velocidad, la pantalla del televisor (emitiendo un comic) a la que Will More se queda pegado, las vistas de la Plaza España, la manifestación reprimida por la policíaa, trozos de películas como La novia de Frankestein, Mi ego está en Babia, el documental sobre el Festival de Cannes, etc.

  
  
  
  
  
  
  
  
 MI EGO ESTA EN BABIA
1975 / 40 min

Con el material original del cual se había filmado Babia, y con secuencias rodadas a lo largo de otra canícula en Ibiza, Zulueta compone algo más tarde una versión ampliada que da lugar a un mediometraje, también en Súper 8 mm y titulado Mi ego está en Babia. El dilatado proceso de elaboración y reconsideración de su estructura definitiva ha dado lugar a que permaneciera rodado y sin montar durante bastante tiempo, a que hayan existido varias versiones diferentes (por lo menos dos) y a que –en realidad- sigan pendientes de incorporación unos títulos de crédito específicos que Zulueta tiene filmados para él, por lo que la cinta conserva todavía los rótulos iniciales que se hicieron para salir del paso.

Esta es ya una película muy articulada, de bastante evidente vocación narrativa y con una estructura de carácter circular nada espontánea. Su historia narra las aventuras que Will More (así llamado también en la ficción) le cuenta a una amiga suya y que le suceden a él cuando llega a “una ínsula típicamente mediterránea” y es recibido en el puerto por miles de chinitas. Estas mujeres le llevan a su casa, le agasajan y le cuentan un relato sobre su propio “ego”, al cual se dedica a buscar afanosamente. Así es como llega a un “palacio maravilloso”, donde tiene un encuentro con una especie de odalisca hermafrodita que le materializa la imagen de su “otro yo” y le propone, a su vez, una nueva historia: cuando acaba de vivir esta última, todavía más fantasiosa que todo lo anterior, empieza a relatar de nuevo su vida con las chinitas y así regresa finalmente al punto de partida.

  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  LA FORTUNA DE LOS IRURETA
(1964) 20min (muda)

Este melodrama paródico, mudo y algo esperpéntico es la película más antigua conservada por Zulueta de entre todas las suyas, aunque le resulta imposible fechar con exactitud la partida de nacimiento de sus imágenes, que se quedaron en Villabona y van firmadas por un enigmático “Iguanodón”. La copia original se encuentra en muy mal estado, hasta el punto de que no parece aconsejable su paso por los dientes del proyector, lo que ha hecho necesaria su reconversión a soporte-vídeo para facilitar el acceso a sus entrañas.

El núcleo del argumento es la vida de Andoni, un labriego que emigra a los Estados Unidos, allí logra enriquecerse y luego regresa al pueblo para casarse. Tras el nacimiento de su hija, ésta es pretendida por un curioso pasieguito hippie; luego se cruzan por medio la criada y su amante, una bruja mala, un hada buena y una discutida herencia (en probable alusión a la familia de su propio padre, que antaño había tenido posesiones en Ultramar). Zulueta demuestra aquí una cierta desenvoltura narrativa (sobretodo en los primeros cinco minutos, llenos de inventivas y contundentes elipsis) y una afición desmesurada –y casi siempre gratuita- por la utilización del zoom.

  
  
  
  
Share